35
cabecera UNAM CELE DLA-CELE CED-CELE

Presentación

Kress/van Leeuwen (2001), en su trabajo sobre la multimodalidad de los discursos, menciona que el discurso es, sobre todo, una práctica social, interaccional compleja y no una entidad académica abstracta. Dada su naturaleza social e interaccional, resulta esperable que los individuos que participan en la construcción social y cultural de un sistema discursivo complejo generen variantes conceptuales propias, vinculadas a sus experiencias y a sus vivencias con el entorno. En la emergencia de un mundo social y cultural, los discursos les permiten a los miembros de una comunidad de práctica construir una memoria colectiva cultural en configuraciones complejas que relacionan actores, tiempo, espacio y causalidad. La forma natural de construir estos discursos es a partir de la narración.

Dentro de esta acepción del discurso como una práctica social-relacional y, en consecuencia, de su análisis, cobra especial relevancia la relación estrecha entre el discurso y la narrativa. Dicho de otra manera, la capacidad de narrar, la modalidad narrativa de la mente nos hace lo que somos: seres que aprehenden el mundo con sus manos y con sus historias. Podríamos decir que la naturaleza misma del hombre está en la narración: narrare humanum est.

La narrativa es una facultad mental basada en una modalidad cognitiva en su propio derecho. Como modo de la cognición permea todos los demás sistemas cognitivos (Jackendoff 1992) sosteniendo una estrecha vinculación con el sistema cognitivo cultural. La narrativa como modalidad cognitiva nos permite formar patrones de conocimiento que encapsulan nuestras experiencias de vida, generando historias e historia, primordial- pero no exclusivamente de manera oral en una codificación cultural. Esta es la base o el punto de partida de una de las vertientes de esta línea de investigación: Indagar sobre la facultad cognitiva de narrativa en un acercamiento evolutivo y biocultural en tanto aporta elementos a una teoría de la conceptualización humana. Se trata de develar patrones cognitivos recurrentes mediante el análisis del discurso(s) aportando elementos a la cuestión de que la facultad lingüística y discursiva sea parte de una estructura conceptual general (Jackendoff 1992).

Resumiendo: podemos formular que la línea de investigación del análisis del discurso propone una dimensión cognitiva dirigida hacia la identificación del proceso de la cognición social o la construcción de significación social, fundamentalmente a través de narrativa. Entendido así, el análisis del discurso va más allá del estudio de una determinada configuración textual de superficie y se concibe como la herramienta para detectar regularidades de procesos cognitivos y construcciones de significación que se encuentran en el trasfondo de la manifestación de la superficie discursiva (backstage cognition, cfr. Coulson 2002).

contacto | créditos
Hecho en México © Derechos Reservados UNAM. Última actualización: Febrero 2015.
Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica